Conversación con Smeck de Arte Jaguar

471318143_a9034f10931

Escribir la vida en las calles. Conversación con Smeck del colectivo Arte Jaguar

Inti Meza Villarino

El colectivo Arte Jaguar de Oaxaca está integrado por Smeck, Aler, Nancy e Ita, entre otros. Dieron a conocer su trabajo en las paredes de la ciudad, teniendo como marco las revueltas populares ocurridas durante 2007. Transcurrido el tiempo, el grupo ha logrado mostrar su trabajo en el circuito de galerías mexicano, incluyendo sus imágenes en varias muestras colectivas itinerantes por todo el país. Cuando conversamos con Smeck, estaba por inaugurarse la exposición “Las calles están diciendo cosas” en el Museo de la Ciudad de México, que incluye algunas piezas del colectivo. Nos encontramos en una tarde fría de marzo en el Cenart, donde Smeck recién entró a estudiar en La Esmeralda. Aguantamos el frío cabrón del viento e intentamos ignorarlo platicando de las vidas y andanzas del jaguar nocturno.

…fue en la escuela de Bellas Artes de la UABJO: Los comienzos.

Cuando entré a la Escuela de Bellas Artes de la UABJO ya traía la idea de trabajar con un crew, con una banda. El punto de reunión de los estudiantes era en los talleres de gráfica, ahí conocí a varios chavos de los que me encantaba su chamba. Una vez que empecé a cotorrear con ellos, les propuse que hiciéramos un colectivo. Hacíamos nuestras juntas y decíamos “vamos a darle a tal lado” y pintábamos el nombre del crew o tags. En el colectivo influyó mucho una exposición del Grupo Suma en el Instituto de Artes Gráficas. Nos interesamos, empezamos a buscar libros, a adentrarnos un poco más en todo esto de los grupos artísticos de los sesentas y su consecuencia en los setentas, esta gráfica del 68 y todas esas ondas. Nos juntamos con la idea de trabajar en colectivo. Cuando te inicias en el mundo del arte tienes que tomar fuerza uniéndote a otra banda. Estaba una chava de acá del D.F., estaba Alejandra, una compañera de Oaxaca que anduvo bien metida en Radio Universidad durante el movimiento de la APPO, Itandeahui, que ahora anda estudiando en la ENAH, entre otros.

Arte Jaguar: el nombre

A partir de esa junta que hicimos había que proponer el nombre para identificarse, le pusimos Arte Jaguar por un símbolo del calendario maya. A la banda le gustó la idea del jaguar como animal mítico proveniente de una cultura ancestral. Me gustó un chingo, principalmente porque el jaguar trabaja en la noche, para sobrevivir.

La Calle, el impulso del graffiti: un pretexto para convivir con la demás banda y que te identifiquen.

Nos llegó la influencia desde Puebla, el D.F. y E.U. (hay mucha gente que se va a chambear a los Estados Unidos y regresa). Empezaron a hacer tipografías, no de las convencionales que se identifican con el graffiti entre la banda, sino que eran más cholas. Antes de los cholos había banda que hacia plantillas, eran punx y rockers: el clásico Che Guevara o el punk con mohawk. La banda que hacía graffiti no los tomó en cuenta en su momento; fue hasta después con el movimiento popular de la APPO: todo ello se concentraría en la expresión con aerosol en la calle. Hay una cosa bien curiosa, actualmente hay muchas plantillas o consignas de Oaxaca que son conocidas internacionalmente y son consideradas como graffiti, pero entre el movimiento graffitero no, porque no fueron hechas por graffiteros, sino más bien por la gente común.

¿A qué imágenes te refieres?

Cuando había marchas era muy común que la gente hiciera plantillas o escribiera consignas y la banda que hacia graffiti echara sus bombas de la APPO. Para los graffiteros un poco ortodoxos, las pintas de la gente no tenían estilo. Al final eso ya no importó, porque la pinta se convirtió en patrimonio común, arrasó con todo. Ya no tenía chiste salir a pintar, para la banda ya no tenía chiste salir a pintar tu crew porque ya no había ley. Entre los graffiteros es algo chingón que sales a pintar como un desafío, que te corretee la policía o que tal güey te cache y lo cuentes entre tus compas. Pero cuando no hay ley, ¿a quien le cuentas? Ya ni chiste tiene. La principal exigencia del movimiento era la renuncia del gobernador, ésta se volvió una expresión común, tanto entre los graffiteros como en quien pudiera tener en sus manos algo para pintar. Fue algo chingón. El 14 de junio entró la policía a desalojar a los maestros y como consecuencia surgió una inconformidad generalizada, se tenía que volver más evidente lo político en las paredes.

Respecto al movimiento en Oaxaca, ¿participaron como activistas o fueron artistas que hacían activismo pintando en las calles?

Para empezar, no hay artistas de la APPO. Creo que nuestro activismo se dio de manera natural, con decirte que a una cuadra de mi casa había una barricada: teníamos que cuidar la colonia. Durante el levantamiento popular era muy normal rolar por las calles, ibas al centro y te encontrabas a banda que hacía graffiti y le dabas también. Se perdió eso de pintar el tag o el crew, escribías directamente la consigna. No siempre iba uno a pintar “APPO” o a identificarse con un grupo; las pintas o imágenes eran más abiertas. Claro, hubo gente de los crews que sí se involucró más en la lucha.

Mencionaste hace un momento que no había artistas de la APPO, sin embargo, hubo un levantamiento popular con demandas políticas muy claras donde también se potenció la creación artística.

Siento que toda esa gráfica que se hizo a favor del movimiento no fue hecha por alguien en específico; su autor era la misma gente, el colectivo. Una vez saqué una plantilla y a la siguiente marcha una banda la estaba reproduciendo, o había carteles que sacaba alguna comunidad indígena en el plantón, eran imágenes muy espontáneas, te ibas empapando chido de esa estética que a lo mejor ni pretensiones tiene. Entonces uno se va acostumbrando a ir pintando por la calle y no ponerle un título, a perder la autoría: al momento de hacer las imágenes no vas a decir “ésta es mía”. Hay gente que hace plantillas y no le ponen de quién es. El graffiti se da en el espacio público, es para la gente, es para todo mundo que lo quiera ver.

Sin embargo, en el tag la firma es fundamental…

En el caso específico del movimiento del graffiti, ahí te identifican con la firma. El valor consiste en el tipo de dificultades que enfrentes al hacer una pinta, el lugar donde lo pongas, ése es el reconocimiento para la banda que hace graffiti. Pero al momento que abres la imagen, que no la pintas nada más para la gente que hace graffiti, ahí ya no importa eso, ya no importa el tag, ya no importa dónde lo haces. Adquieres un sentido más común: ¿pintar consignas en la calle?, eso lo puede hacer cualquier persona.

¿Es importante para ti seguir definiendo al arte como arte de resistencia o arte comprometido, como acciones específicas para situaciones sociales concretas?

Cuando hay una crisis social se desprenden muchas propuestas artísticas. Mi abuelo dice que cada cien años hay una revolución en México, ojalá nos toque. Lo digo con la intención de volver a sentir todo ese movimiento, a toda esa gente, donde la creación es colectiva y no nada más de unos cuantos, que no se identifique solamente a unos tales que hacen arte, que sí hacen el verdadero arte. Que el arte sea de todos.

Creative Commons License

~ por 666ismocritico en marzo 14, 2009.

Una respuesta to “Conversación con Smeck de Arte Jaguar”

  1. […] https://666ismocritico.wordpress.com/2009/03/14/598/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: