Los días de furia

Servando Rocha
Los días de furia- contracultura y lucha armada en los estados unidos (1960-1985)
La felguera editorial, Madrid, España, 2004.

(Cujo)… era el “mas amable y hermoso hombre que he conocido, nunca habíamos amado de la manera en la que lo hicimos, nuestra relación fue también un compromiso con la lucha y el amor por nuestro pueblo” Patty Hearst 20 años. 1975.

Corría la primera mitad de los años setenta y la familia heredera del emporio de las comunicaciones Hearst hacia mucho tiempo ya, que había olvidado aquel insulto que Orson Wells había fabricado a manera de película con el Ciudadano Kane. Film presuntamente dedicado no solo a William R. Hearst padre, sino también al precioso coño de quien en aquella época fuera su amante: la actriz Marion “Rosebud” Davis.
Pronto llegaría un nuevo motivo de desosiego, personificado en las tribulaciones revolucionarias de la más joven del clan: Patty. Autora de las declaraciones que abren esta reseña, esta “pobre niña rica” tuvo la dudosa suerte de ser secuestrada en 1974 por la Symbionese Liberation Army, grupo insurgente de “extrema izquierda “cuya delirante posición político-militar le permitía ejecutar a sencillos directores de pre-escolar por la simple razón de dotarles de carnés de identidad a los niños, “se les quería uniformar, “declararon. Bien, la SLA pide un millón de dólares en despensas navideñas a entregarse en las zonas proletarias de San francisco a cambio de la entrega de Patty, el señor Randolph Hearst hijo, accede y hace lo que le piden, sin embargo la hija no aparece. Con el tiempo sospechan de la participación de Patty en varios atracos cometidos a diversos bancos de la ciudad, es hasta con la muerte de William Wolfe “Cujo” que Patty declara no solo su amor revolucionario sino también su compromiso con la lucha armada. Es entonces que descubren que Patty Hearst se ha enrolado al grupo y ahora comparte los ideales de sus secuestradores.
Esta y otras historias más podrás leer en esta deliciosa narración histórica de los movimientos y organizaciones armadas revolucionarias situadas en el país que nos ha dado la cultura pop, el rock and roll y el individualismo posesivo. Resulta interesante encontrar que muchos de estos grupos habían hecho alianzas concientes con ciertas figuras del mundo del “avantpop” así sea underground, como lo fue John Sinclair de los White Panthers, también conocido como importante promotor cultural cercano no solo a los MC5 sino al Art Ensamble de Chicago. Me pregunto si se siguiera escarbando esta veta, ¿hasta donde se podría llegar? Pero no nos confundamos este libro narra la tragedia de cientos, miles talvez, de militantes de izquierdas que optaron por la lucha armada, librando la batalla en los sótanos del poder imperial, tan lejos de los proyectores del cine y la televisión, una historia de la cual no es mucho lo que se ha escrito , pero que exige ser narrada, investigada, sorprende reconocer aquí, los orígenes de la rawkus Society, quien convoca y participa activamente en los enfrentamientos con los puercos, en Seattle en el 2000 . Es una historia pues, que viene de un pasado aparentemente clausurado, pero cuyas resonancias aun podemos escuchar en los reclamos del presente.

Inti Meza V.

~ por 666ismocritico en abril 11, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: