Can’t Stop Won’t Stop!

cantstopbkcover.jpg

Jeff Chang, Can’t stop won’t stop!
-A history of Hip Hop Generation
Introduction by DJ Kool Herc
St. Martin Press, US. 2005.

A pesar de estar completamente convencido de que las razones de la huelga del 99-2000 eran Justas y correctas, a penas fui unas cuatro veces a la facultad para apoyar y hacer algo, digamos de manera directa. Puedo decir que fui a casi todas las marchas y que también me llene del fuego interno que se siente cuando los iguales se reúnen para lograr un cometido común como era el presionar a esos hijos de puta para que nos regresaran nuestras prerrogativas: una educación gratuita, libre de cuotas y demás perlas embestidas por el liberalismo.

– Es verdad que en aquellos tiempos no sabía, no comprendía del todo, la singularidad del acto político, de la acción política. ¿Qué es actuar en conjunto, cómo se dan las acciones compartidas? ¿Dónde estamos cuando ocupamos el espacio de lo común?

Les voy a decir por que no me quede en la facultad

Me jodia la música que ponían en la fac. Pablo Milanes, Víctor Jara (que si me gusta), Silvio Rodríguez ( el único que aguanto a estas alturas es el de” Playa Girón”)… y un largo y dolorosos etcétera.

¡Pero si con esa música nunca se ha ganado ninguna Batalla! con esa música simple y sencillamente no se puede luchar, las mas de las veces ponían a Manu Chao, que estaba bien pero era lo único bueno que se podía escuchar por los pasillos de la facultad, alguna ves pusieron a Cipress Hill y lo quitaron de inmediato. ¿Como podia quedarme ahí?
No era mi música ni mi gente. Esta gente venía del pasado, venían a defender una batalla que ya habían perdido y que volverían a perder.

Estoy seguro que la sola idea les parecerá ridícula ¿por qué darle tanta importancia a la música? ¡Eh! ¡Que la música, es una cosa muy seria! La intervención de la música en las diversas rebeliones durante la modernidad es un asunto serio. Desde la marsellesa durante la revolución francesa pasando por el “fuck tha police” de NWA en Los Angeles pre-riots y por último ya en los noventas aparecen los zapatistas. No sólo es la diversión del corrido revolucionario “carabina 30-30” convertido en el himno de los zapatistas sino en el uso y abuso constante de las celebres distorto- cumbias por la soldadesca zapatista… la música no ha dejado de cooperar para que las revueltas callejeras tuvieran un inmejorable ambiente de creación y destrucción. Durante el siglo XX algunas se han convertido en asuntos de vida o muerte. Basta recordar los desencuentros entre mods, teddys y rockers, el roots reggae durante las revueltas de Birngmingham en los 70s. Por último durante los levantamientos del barrio de Watts en los sesentas, se suele decir que la gente solía prender fuego a las tiendas mientras bailaban al ritmo de “dancing in the street” de Martha and the Vandellas.

La música, pues, ocupa un espacio relevante en el escenario de los conflictos sociales. Jeff Chang autor del libro en cuestión, intenta hacer una historia cultural donde la música y las rebeliones de dos minorías étnicas como la “latina” y la negra al interior de los Estados Unidos, cumplen un papel fundamental. Proveyendo una acción política continua insospechada en el mundo de la música pop.
El rap y la subcultura del Hip Hop ( Graffiti, los Mcs, b-boying y la música toda…) no sólo son dos de los momentos más importantes de la música popular contemporánea, si no que también dan cabida al discurso de los antagonismos sociales. Resulta interesante encontrar conexiones directas entre los panteras negras y algunos rappers ( Tupac Shakur, Chuck D, Paris, etcétera) o el que en las nuevas historias del Hip Hop ya encuentre cabida la relevancia de la cultura Nuyorica y la producción salsera de los años setenta. Los así llamados movimientos post derechos civiles: solidaridad con las luchas en Sudáfrica en los ochentas, la incorporación de las historias locales, narraciones de resistencia en las que se exige la incorporación de antiguos sujetos sociales negados.

El libro de Chang termina con un apéndice donde cada capitulo aparece con su respectiva bibliografía, discografía y videografía, información básica importante para darle seguimiento al texto… al final me quedo con la siguiente duda, existen dos videos, uno pertenece a la severa y brutal golpiza propinada a Rodney King por parte de los puercos de la LAPD,el otro se trata de las imágenes de la severa y brutal golpiza destinada a Reginald Denny el camionero blanco que se encontró con su mala suerte en la intersección de florence y normandie a manos puños y patadas cortesía de la “ turbamulta negra…” en ambos videos ,- utilizados de manera abusiva por la televisión alrededor del mundo. falta algo, no se si se dieron cuenta, pero no había el sonido incidental que acompaño a la golpiza, los quejidos, los crujidos de los huesos, los insultos de los puercos al atacar al señor King, todo eso esta perdido para nosotros ¿Por qué lo hicieron? ¿Qué era lo que no querían que escucháramos y que la sola imagen no podía proveer? Ese sonido, ese amontonamiento, de ruidos urbanos. Tal vez pronosticaban el advenimiento de los combativos años noventas. De esto y otras cosas más podrán leer en “cant stop, wont stop…” y si tienen buen oído, también alcanzarán a escuchar los sonidos de las revueltas de nuestros tiempos.

Inti Meza V.

Anuncios

~ por 666ismocritico en abril 11, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: